De los productos típicos

De los productos típicos
De los productos típicos.

En la actualidad, en un supermercado cualquiera, aparecen a veces "productos exóticos" o "productos típicos" de otros países, como hortalizas o carnes de determinados animales o mariscos, en contraposición a los productos corrientes de todos los días. 

Pocos se detienen a pensar que determinados productos en realidad proceden de una región única del planeta, y que después el cultivo de la planta o la importación del animal respectivo, los hizo mundiales (eso, y la invención de los frigoríficos también). Así:

El pez volador de cuatro alas

El pez volador de cuatro alas
Exocoetidae, el pez volador de cuatro alas.

Pocos espectáculos naturales pueden ser tan maravillosos como ver al precioso pez volador elevarse de las aguas del mar tímidamente, y deslizarse después por la superficie en un pequeño pero espectacular vuelo sobre el océano.

Su nombre es un tanto extraño y complicado, pero te aseguramos que se trata de uno de los animales más increíbles de nuestra naturaleza, un amigo con aletas aladas que bien merece la pena conocer.

El pez volador de cuatro alas.

Los seres humanos continuamos evolucionando

Seres humanos continuamos evolucionando
Los seres humanos seguimos evolucionando al mismo ritmo que el resto de los animales. 

En el futuro seremos más bajitos y gordos, pero con menos colesterol y presión arterial.

Sabemos por estudios recientes que el ser humano ha estado evolucionando y está evolucionando en la actualidad, sobre bajo el marco de los últimos 10.000 años, que es cuando empezamos a cultivar y a hacer uso del ganado.

Pero, ¿y en las últimas décadas?, ¿sucede lo mismo?

Podemos creer que como se ha avanzado mucho en medicina y en higiene en este tiempo es más difícil que el ser humano esté bajo las fuerzas de selección natural, pues alguien que antes se moría por casi cualquier cosa antes de reproducirse ahora sobrevive y tiene hijos.

Esta batería lleva funcionando desde 1840

Esta batería lleva funcionando desde 1840.

Sin duda se trata de la batería que más ha durado en toda la historia y aún sigue en funcionamiento. 

El llamado Oxford Electric Bell lleva sonando a cada rato desde el año 1840, cuando aún rodaba la Primera Revolución Industrial, los poetas románticos despuntaban en España, Karl Marx no había empezado a escribir El Capital y en Estados Unidos todavía no había estallado la Guerra Civil. 

Son más de 175 años funcionando ininterrumpidamente y los investigadores que han estudiado en la medida de lo posible esta batería no saben cuál es su secreto.

Se encuentra en el Clarendon Laboratory, perteneciente al Departamento de Física de la Universidad de Oxford. 

Desde su privilegiada posición, en el tiempo y sobre un mostrador, saluda el inicio de las sesiones académicas todos los días.